5 Décadas de las Esculturas Juego del Parque Morelos.

“Con cuidado esto puede renacer, que puede surgir el tejido social que se esta deteriorando cada vez más” Fabián Medina.

El pasado 27 de Mayo estuvimos celebrando los 50 años de las míticas esculturas juego del Parque Morelos en Guadalajara, esto con la finalidad de denotar la importancia y rol social que juegan estos bloques zoomorfos de concreto en un espacio que ha visto pasar tantas generaciones y que ha tenido cambios generacionales en cuanto a espacio público refiere.

IMG-20170528-WA0005
Niños del barrio homenajeando a las esculturas.

Fabián Media, arquitecto y escultor es quién vislumbró y proyecto estos juegos como una propuesta para que niños de todas las edades pudieran ir vinculando, dimensionando y explorando sus capacidades de movimiento según sus edades en relación con las diferentes formas. La composición y disposición de estos animalitos deja a el usuario jugar con las alturas y poner a prueba la pericia de sus movimientos, permitiendo la flexibilidad de usos.

La fiesta inicio a las 5 de la tarde con un pequeño taller de escultura para niños con la finalidad de que las nuevas generaciones conocieran un poco más sobre las esculturas y la importancia de conservarlas y preservarlas por mas años en ese espacio, posterior fue el diálogo con Fabián Medina, en el que compartió un poco sobre la historia del nacimiento de las figura, detalles e historias que las relacionan con el espacio situado. Al finalizar el diálogo llegó el momento más esperando por todos los niños, el romper la piñata, la cual hacía alusión y homenaje a una de las esculturas, el elefante.  Para concluir y cerrar con broche de oro se prosiguió a la partida del pastel que tenía forma de cocodrilo, los asistentes cantaron las mañanitas, se soplaron las velitas y se repartieron los ya tradicionales bolos de cumpleaños.

IMG-20170528-WA0007
Niños durante cierre del taller “Figuras y formas”
IMG_20170528_002228_929
Pastel homenaje escultura.

Sin duda  el parque Morelos se iluminó con la vida pública de vecinos, usuarios y curiosos quienes disfrutaron y participaron en la verbena barrial de un caluroso sábado por la tarde.

 

 

El espacio público como regulador emocional- Barrio de Analco

El pasado 30 de Abril estuvimos en unos de los primeros barrios de Guadalajara, el más antiguo, conocido por el mercado de los elotes, el templo de San Sebastián y las explosiones del 92.

“Analco”, el cual significa del otro lado del río fue testigo del taller el espacio público como regulador, emocional en el cual, a través de los ojos, historias y emociones de sus vecinos, se mapeo el entorno para conocer la percepción que se tiene de este mítico barrio.

La mayoría de los asistentes fueron niños entre una edad de 5 a 13 años, así como algunos padres de familia que se acercaron a participar en la dinámica, el taller se llevo a cabo como parte de las actividades realizadas por el festejo del día del niño en el barrio.

Mediante 4 colores se representaron diversas emociones y sentires del barrio, visto desde los ojos de sus habitantes mas jóvenes. Dentro del mapa se identificaron los espacios que les provocaban:

AMARILLO: Felicidad, Alegría, Diversión.

VERDE: Tranquilidad, Calma, Relajación.

AZUL: Desorden, Desagrado, Asco.

ROJO: Miedo, Estrés, Angustia, Inseguridad.

2016-04-30_11-55-32_435
Niños mapeando su barrio
2016-04-30_12-06-44_705
Proceso de mapeo

La finalidad de este ejercicio era conocer que visión y percepción tienen los mas pequeños y jóvenes de su barrio así como las cualidades por las cuales se sienten orgullosos de vivir en él.

Entre las historias y anécdotas que se contaron resalta la cicatriz que tiene Analco con las explosiones del 92, pero también enfatizaron la solidaridad de los vecinos y demás ciudadanos que apoyaron a los afectados; a pesar de que ellos no vivieron ese momento, es una parte de la historia del barrio que les ha sido contada por sus padres y abuelos,también mencionaron que el barrio se divide en dos por los dos jardines existentes, uno el Jardín de San Sebastián de Analco y el segundo, el jardín de San José de Analco, otra de las historias es la mítica cascarita y retas de futbol que se arman en el Jardín de San José, dicho jardín tiene una peculiaridad, en su centro tiene una fuente, pero esta no es impedimento, ya que se ha convertido una tradición que al termino de los partidos se meten dentro de ella. Hablaron también sobre el mercado, el cual es famoso por la venta de elotes, pero no solo debes ir al mercado a comprar elotes, sino también a comer, ya que hay diversos locales que ofrecen una oferta culinaria que no te debes perder, algo que les preocupa es la situación de los indigentes, ya que hay una cantidad considerable concentrada en ciertos puntos del barrio y esto les causa conflicto para transitar o utilizar los espacios.

received_10153967377995041
Niños y jóvenes echándose una cascarita en el jardín de San José de Analco.

A continuación compartimos los resultados.

ANALCO MAPA RESULTADOS1-01
Mapa ilustrativo de emociones en cuadrante 1 (Jardín de San José) y cuadrante 2 (Jardín de San Sebastián)
analco graficas-01 - copia
Gráfica de resultados del cuadrante 1 y 2
ANALCO MAPA RESULTADOS3-01
Mapa ilustrativo general del barrio de Analco.

Dentro del ejercicio también se generaron algunas propuestas para convertir las experiencias negativas en una mejores, algunas que se mencionaron fueron:

-Construcción de un albergue para indigentes.

-Más espacios de áreas verdes y esparcimiento

-Aprovechamiento de la infraestructura generada por la línea 3 del tren ligero e implementar un corredor cultural el cual tuviera; parque canino, parque extremo, juegos y áreas verdes.

-Seguridad en las calles

-Iluminación en calles especificas conflictivas.

2016-04-30_12-39-23_83
Puntos de oportunidad y propuestas generadas durante el mapeo.

La mayoría de los niños nos compartieron que su cuadra era la mejor, ya fuera porque estaba cerca de alguno de los jardines, porque su escuela estaba cerca, sus amigos viven en la misma cuadra o porque simplemente ellos habitan ahí.

Con este taller aprendimos a ver a Analco de una forma distinta, verlo desde abajo hacia arriba, conocer su esencia y su memoria colectiva a través de otros ojos distintos, unos ojos pequeños que perciben lo fascinante de su barrio, sus conflictos y el potencial que tiene para transformarlo en uno de los mejores.